Las personas somos seres sociales, tenemos la necesidad de comunicarnos bien de forma verbal o bien de forma no verbal. Las habilidades sociales se forman desde la infancia (en el hogar o en la escuela) de forma natural, pero en ocasiones puede suceder que no tengamos unas optimas habilidades sociales, impidiéndonos un correcto funcionamiento social (no tenemos amigos, no nos entienden, nos sentimos incomprendidos…)
Las características mas importantes son la asertividad, la empatía, la resolución de problemas…

Estas características se pueden potenciar trabajándolas con un correcto asesoramiento.